La mayoría de los niños con dificultades para aprender tienen inteligencia normal o hasta superior para el promedio de su edad, pero se les dificulta leer cuando tienen dislexia, distinguir las letras y sus sonidos cuando tienen disortografía, o se les hace difícil planear y coordinar sus movimientos, si tienen dispraxia. A algunos se les dificulta hablar o utilizar el lenguaje oral cuando tienen disfasia y a otros hacer operaciones de matemáticas, si sufren de discalculia. Estos niños o adolescentes se esfuerzan para cumplir con los objetivos académicos, pero no consiguen tener un buen rendimiento escolar y a menudo se sienten frustrados, enojados y deprimidos y con el tiempo su autoestima se ve afectada también.

 

El Método TOMATIS® tiene efecto en los circuitos nerviosos que tienen que ver con el desciframiento y el análisis de los sonidos, pero también tiene que ver con la motricidad, el equilibrio y la coordinación y puede ayudar a los niños a desarrollar estrategias que compensarán su dificultad en el aprendizaje y la adquisición del lenguaje. Quizá no  erradicará las dificultades del todo, pero le permitirá al individuo gestionarlas y superarlas efectivamente.